Los próximos diez años traerán cambios fundamentales a nuestro mundo laboral y, para adaptarse, las personas que se desempeñan en casi todos los roles e industrias deberán adquirir nuevas habilidades. La crisis del COVID-19 solo aceleró los cambios que ya se venían produciendo.

La irrupción del coronavirus, la realidad que derivó de la crisis sanitaria y el contexto económico y social excepcional que estamos viviendo, generaron un cambio tan brutal que nos llevó y lleva a personas y organizaciones a hacer las cosas de una manera diferente.

Hoy vivimos una combinación de crisis sanitaria, revolución tecnológica y cambios sociales, frente a los cuales el reflejo común de las personas y las instituciones es la resistencia y el miedo.

La Revista Técnicos Mineros y el portal de noticias Ser Industria publicaron dos artículos de análisis, en los que Daniel Wilner, director general de élogos, refleja el aporte de valor que estamos realizando a compañías mineras chilenas.

A corto plazo sí, porque el Teletrabajo ha venido para quedarse. En mayor o menor medida, todas las empresas van a tener trabajadores que desarrollen parte de su jornada laboral en casa. Y, tras el shock, ahora las empresas están haciendo un esfuerzo enorme por hacerlo más productivo con inversiones, medios, tecnología y formación. Seguramente, solo sea una cuestión de tiempo descubrir que hay muchas tareas que desarrollamos mejor en un espacio de concentración como el que encontramos en nuestros hogares, sin desplazamientos innecesarios que generan pérdidas de tiempo, estrés y emisiones contaminantes y de CO2.

La aparición de la pandemia fue el equivalente a un terremoto en las estructuras de todas las organizaciones. De un momento a otro, todo comenzó a transformarse a alta velocidad, y ninguna empresa o área ha quedado exenta de este acontecimiento.

Página 1 de 5